División Empresas | Habilitaciones y Normativas

CERTIFICACIONES

Las distintas habilitaciones nos permiten emitir certificados de “Desinfección, Desinsectación, Desratización” y “Limpieza de Tanques”           

·        Habilitación en Ministerio de Asuntos Agrarios*

·        Habilitación en S.E.N.A.S.A.*

·        Habilitación en Ciudad Autónoma de Buenos Aires*

·        Habililitaciones en municipios de la provincia. Ej: Morón, Merlo,  Moreno, La Matanza, Tres de Febrero, Pilar, San Miguel y restantes municipios que requieran una habilitación particular para realizar servicios de fumigación*

(*Todos los datos pertenecientes a los números y códigos de las habilitaciones se pondrán a su disposición en caso de solicitarlo, no son publicados para evitar usurpaciones de datos)

Contamos con servicios diseñados especialmente para empresas, fábricas, plantas industriales, edificios, establecimientos de salud y cuidados especiales, establecimientos educativos, supermercados, cadenas de locales gastronómicos, etc.

MANEJO INTEGRADO DE PLAGAS

En el Manejo Integrado de Plagas (MIP) es donde evaluamos los hábitos, el ciclo de vida, las necesidades y aversiones de la plaga a tratar. Como así también el uso de los métodos que implementaremos en la fumigación, y el seguimiento de la actividad de la plaga en relación a los procedimientos utilizados y el tiempo. 

POES, BMP, NORMAS HACCP

Elaboramos los tres sistemas de aseguramiento de la calidad sanitaria en la alimentación:

POES (procedimiento operativo estándar de saneamiento), BPF (Buenas Prácticas de Fabricación) y HACCP (Análisis de Riesgo de los Puntos Críticos de Control).

Por definición, son un conjunto de normas que establecen las tareas de saneamiento necesarias para la conservación de la higiene en el proceso productivo de alimentos. Esto incluye la definición de los procedimientos de sanidad y la asignación de responsables.

El sistema POES contempla la ejecución de las tareas antes, durante y después del proceso de elaboración, y se divide en dos procesos diferentes que interactúan entre sí:

1) La limpieza, que consiste en la eliminación de toda materia objetable (polvo, tierra, residuos diversos).

2) La desinfección, que consiste en la reducción de los microorganismos a niveles que no constituyan riesgo de contaminación en el proceso productivo.
Las POES deben cumplir con una rutina que garantice la efectividad del proceso en sí mismo y se compone de los siguientes pasos:

Procedimiento de limpieza y desinfección que se ejecutará antes, durante y después de la elaboración.

Frecuencia de ejecución y verificación de los responsables de las tareas.

Vigilancia periódica del cumplimiento de los procesos de limpieza y desinfección.

Evaluación continúa de la eficacia de las POES y sus procedimientos para asegurar la prevención de todo tipo de contaminación.

Ejecución de medidas correctivas cuando se verifica que los procedimientos no logran prevenir la contaminación.

Dado que la misión de las POES es preservar la higiene en la elaboración alimentaria, debe asimismo contemplar factores externos que pongan en riesgo dicho propósito. En tal sentido, las plagas constituyen un factor de riesgo importante, ya que en caso de incidentes por insectos o roedores, estas contaminaciones no podrán ser controladas a través de los procesos ejecutivos contemplados en este sistema.

Por regla general, todo sector cercano a áreas de elaboración que propicie la proliferación de plagas es, para dichas áreas, un PCC (Punto Crítico de Control). Así, la gestión preventiva del control de plagas se basa en un tratamiento indirecto que preserve la eficacia de POES.