Info Plagas | Avispa

Las avispas son insectos que están estrechamente relacionados con las abejas. Normalmente se consideran un insecto amarillo y negro con el potencial de picar. Sin embargo, hay muchas especies diferentes de avispas y cada tipo tiene comportamientos, tamaños y colores diferentes.

Las avispas se diferencian de las abejas porque su abdomen trasero tiene un extremo más puntiagudo. También tienen una cintura delgada (que las abejas no tienen), la cual separa el abdomen superior y el inferior. Y además, se asemejan a las hormigas.

La mayoría tienen alas relativamente grandes, pero algunas especies son incapaces de volar.

Existen dos grupos principales de avispas: la solitaria y la social. Las avispas sociales, viven con una gran colonia y construyen sus nidos de barro o de papel. Las avispas solitarias, como su nombre lo indica, viven por sí mismas y se unen a las colonias.

Las avispas solitarias tienden a morir en invierno. Mientras que casi todas las especies de avispas sociales mueren a finales de otoño, con la excepción de la avispa reina, que se aparea en esa época del año, para poner los huevos y que eclosionen durante la primavera para iniciar una nueva colonia.

Las avispas generalmente no son insectos agresivos, la mayoría de las picaduras a los humanos se producen cuando creen estar en peligro o cuando su territorio ha sido perturbado. Sin embargo, algunas especies son más agresivas que otras. La mayoría de las picaduras provienen de la avispa de chaqueta amarilla más agresiva y común. En la convivencia, las avispas sociales agresivas pueden acabar con otros nidos de avispas para ampliar sus nidos. En cambio, las avispas solitarias pueden atacar a otros insectos o avispas si se sienten amenazadas.

Ambos sexos, tienen mandíbulas diseñadas para el ataque, la defensa y la alimentación. Las avispas femeninas generalmente tienen aguijones, el cual no se separa del cuerpo facilitando a que puedan picar más de una vez.

El primer síntoma de una picadura de avispa es dolor y quemazón en la zona. El pinchazo se nota al instante y las sensaciones también. Puede surgir una reacción alérgica que puede ser muy peligrosa ya que afecta de múltiples maneras: algunas reacciones son leves pero otras pueden provocar la hinchazón de la lengua y asfixia.

Además las picaduras de avispas son peligrosas porque cuando pica, libera una feromona que incita a otros miembros de la colonia a seguir picando por lo que es aconsejable, en este caso alejarse lo más rápido posible del área del accidente para evitar un nuevo ataque.

Cuando una avispa se acerca a picarnos vuela más lento y cerca de nuestra piel. No te muevas bruscamente y tampoco le des un manotazo ya que si mantenes la calma lo más seguro es que tras acercarse se aleje sin picar.