Info Plagas | Cucaracha Americana

La Periplaneta Americana, o más conocida como “cucaracha americana” es una de las especies de cucaracha conocida que infestan las casas. Tiene desde 3cm o más de largo, es color café rojizo con una visible banda amarillenta en el pronoto. Los machos se distinguen porque sus alas sobresalen un poco de la punta del abdomen, en cambio las de la hembra llegan hasta dicha punta.

Ambos sexos son prácticamente del mismo tamaño. Pero las hembras tienen el abdomen más ancho y fornido que los machos, y sólo tienen cercos. Los machos tienen el abdomen estilizado y provisto de cercos y estiletes.

Los machos pueden realizar vuelos muy cortos planeando y aleteando, por este motivo vulgarmente se las llama cucarachas “voladoras”. En realidad, suben trepando y bajan “planeando”, no pueden despegar como un avión, por ello se consideran insectos rastreros.

El hábitat natural de la cucaracha americana son los exteriores, pero suelen penetrar a los interiores porque prefieren las zonas más sombrías y húmedas. Pueden verse en los rincones esquineros del techo porque allí encuentran calor, hay menos corrientes de aire (lo cual les molesta) y les sirve de parapente para volar, también pueden aparecer en sótanos, altillos, placards, bajo las tejas, en las canaletas de desagüe de los techos, cañerías, cámaras de inspección de cloacas, en las veredas más sombrías, en agujeros de los árboles y madera o leña apilada o en estado de descomposición.

En los jardines está presente en las cercanías de piletas de natación, parrillas, pajareras y picos de riego, también se encuentra adentro de las plantas trepadoras de muros y más aún si estas plantas están próximas a cocinas.

En las zonas urbanas se multiplican en las cloacas, desde donde se dispersan.

La hembra adulta produce de 30 a 80 ootecas en su vida. Las deposita un día después que se han formado (tardan una semana), pueden ser dejadas en lugares protegidos, tales como grietas, rendijas o enterradas en materiales blandos (basura), lo cual tiene que ver con la sobrevivencia, pero a veces se las encuentra ubicadas en forma aparentemente descuidada. Las ootecas contienen de 14 a 16 huevos y las ninfas pueden eclosionar a los 30/60 días.

La eclosión de las ninfas ocurre cuando los embriones se han desarrollado lo suficiente como para ejercer conjuntamente la presión necesaria para abrir la ooteca.

Todos los estados ninfales se completan aproximadamente dentro de los 95 días. Los imagos (adultos) viven desde 12 hasta 20 meses