Info Plagas | Murcielago

Los murciélagos miden entre 87mm y 2cm con una expansión alar de 290mm a 325mm y pueden pesar entre 11gr a 16gr.

Tienen orejas grandes y cercanas entre sí, pero separadas. En los labios superiores tienen profundos pliegues o arrugas. La coloración dorsal es variable, generalmente de un pardo grisáceo. Las alas son angostas y largas con pequeñas zonas de pelos en la parte dorsal. Tiene la mitad de la cola libre y sobresaliendo de la membrana inter femoral.

En cuanto a su alimentación, el murciélago cola de ratón es insectívoro. Cada noche comen un importante número de insectos.

Es una especie de hábitos gregarios. De día normalmente cuelga en el interior de los taparrollos, de las ventanas de pisos altos de los consorcios, en los campanarios o cúpulas de edificaciones antiguas, en los entretechos de viviendas, altillos, cuevas, huecos, grietas, etc.

Su presencia en ámbitos urbanos es una verdadera molestia y puede significar un grave problema. Ya que no solo sus excrementos y orín ensucian y dan mal olor, sino que cuando estos excrementos se acumulan en gran cantidad por su peso pueden llegar a provocar la caída de un techo.

Sin embargo, el principal riesgo es el polvo formado por la acumulación de excrementos pues en él se desarrollan hongos entre los cuales hay uno que puede provocar una grave enfermedad respiratoria al hombre, sobre todo a los encargados de limpiar el sitio infestado.

Además de transmitir enfermedades, los murciélagos causan un efecto psicológico sobre la gente ya que no sólo tienen un feo aspecto, sino que causan preocupación por temor a sus posibles mordeduras y a la transmisión de rabia.  Ellos transportan ectoparásitos sobre todo una chinche parecida a la chinche de las camas y ácaros, garrapatas y pulgas, pero en menor medida.
Igualmente se consideran animales benéficos, por lo tanto, no deben ser eliminados.

Las estrategias de control se basan en técnicas de exclusión, el uso de repelentes y en la instalación de dispositivos que les permitan salir de sus refugios pero sin que puedan regresar a ellos, por lo que se los obliga a buscar otro refugio en sitios cercanos.